Crecimiento o desastre.

Imagen de fbolear
Fernando Bolea Rubio

Por el contexto en el que se desarrollaba la economía, los que pensábamos que los mercados nos podrían dar un susto en agosto, no nos han sorprendido en exceso los apuros financieros sufridos por el Tesoro Público español, como consecuencia del encarecimiento del pago de la deuda soberana. Aunque ha sido muy desconcertante el error de modificar la Constitución para limitar el déficit público.
¿Qué necesidad tenía Zapatero de hacer ahora esa modificación liberal? ¿Ha valorado el Presidente la situación de debilidad ideológica y política en que ha dejado a Rubalcaba el candidato socialdemócrata? ¿Coartando el déficit público, Estados Unidos hubiera salido sin el New Deal (Nuevo trato) de la Gran Recesión de los años treinta del siglo pasado? ¿Y Europa, se hubiese podido reponer de su hundimiento financiero como consecuencia de las ruinas de la II Guerra Mundial? ¿No se aplicaron en esos casos políticas keynesianas de mayor gasto público, que fueron determinantes para salvar las naciones? ¿Por qué se quiere privar a España y a los futuros gobiernos de izquierdas verdaderos, de realizar esas políticas que evitan estancamientos económicos como el de ahora y garantizan el Estado del bienestar, cuando hasta un banquero ha dicho: “Hay que releer a Keynes”?

¿Por qué el Gobierno español es tan obediente? Hace unos días Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, la derecha europea, la austeridad manifiesta, decidieron por su cuenta y sin tener la representación necesaria que, las Cartas Magnas de los países de la zona euro, regularicen la limitación presupuestaria (el techo de gasto) de sus respectivos Gobiernos. Una restricción, que ahora solo recoge la Constitución alemana. Pero aun así, la docilidad española es tal, que los parlamentarios y senadores aprobarán la indicación sin un referéndum. Y, a vuelta de correo, en valija diplomática, enviarán la esperanza de la izquierda a la derecha reinante. Esta Europa no me gusta. Y este Ejecutivo tampoco. Según Emilio Ontiveros: “Al Gobierno no se le puede acusar de pasividad, sino quizás de excesivo nerviosismo e inquietud por agradar a los mercados financieros”.

Este hombre no sabe lo que ha hecho. Los diputados socialistas tienen ahora en su mano, la responsabilidad orgánica y política de impedir en el Parlamento que esta paranoia ideológica salga adelante. Ésa es la única posibilidad, para que el 20-N, el partido socialista se pueda salvar del más inimaginable debacle electoral. Si se sigue así, el PSOE desaparecerá. ZP ya no es un líder. Se ha convertido es un desconfiado, con la fatalidad de que cada año comete un error insalvable. Con el del 9 de mayo de 2010, se quemó como político, al abandonar a sus votantes con recortes que únicamente ellos padecían. Con el que juzgamos del 23 de agosto, esta generando hastío. ¡Ya vale! Que no haga nada más. Cuando como ahora se equivoca, la derecha lo aplaude. Por sus desviaciones e incoherencias, sufre desconfianza general. A una persona que se comporta así, no se le puede tener lealtad. Que cada parlamentario, proceda en consecuencia, para que al menos se convoque un referéndum.

Es innegable que aparte del color político de sus dirigentes, con gobiernos conservadores no progresará España. Aquí también es necesario un New Deal, porque Alemania está arruinando a España, por la obsesión de la cancillera Merkel con la austeridad. “Esta destruyendo mi Europa”, ha dicho el excanciller y su padre político, Helmut Cohl. Pero en Madrid su palabra se hace ley fundamental. Cada día tiene -como Sarkozy- más oposición en su país; pero los socialistas locales, no escuchan a sus correligionarios alemanes, franceses, portugueses o griegos, colegas de su internacional. Para que, es mejor no hacerse la foto con el griego Papandreou, se debe pensar. Doy un giro a la derecha, rodeándome de un equipillo económico neoliberal, con terror a subir impuestos a los ricos... para que no se enfaden y como ahora den alguna limosna y yo feliz; cuando según Vicenç Navarro, “los ingresos al Estado español son de los más bajos de la Eurozona, un 34% del PIB, frente al promedio de la UE-15 de un 44%, y de Suecia un 54%”. Esta última, con el modelo político que anhela el PSOE real, no el oficial que va a la deriva.

Si por la crisis y los pagos sociales, en 2009, el déficit público español llegó a ser del 11,1% del PIB. No se podrán cubrir esas necesidades si, las administraciones no tienen dinero, no se les permite adquirir deuda pública, si hay un 23% de economía sumergida, con capitales burlando el fisco y sin intención política de aplicar impuestos progresivos. ¿Cómo se va a pagar el desempleo, la educación, la sanidad si la crisis vuelve a repuntar, como ya es seguro que va a ocurrir? Urge hacer políticas expansivas keynesianas, no restrictivas monetaristas como pregona el PP, porque el principal objetivo ha de ser el crecimiento económico al 2,5%, para que empiece a brotar el empleo y la prosperidad. Sin crecimiento y con las políticas desastrosas de Merkel, Zapatero y Rajoy, España lo va a pasar muy mal. Preparémonos.

Fernando Bolea Rubio,  Sindicalista

Añadir nuevo comentario

REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO EN ARAGÓN

Apellidos, nombre, alias... Localidad
VILLACAMPA LIESA JUSTO ¿?
DOMINGUEZ ANTONIO ¿PEÑAFLOR?
FAJARDO SANCHEZ MARIANO ¿PINA?
BERDALA MODESTO FRANCISCO ¿SALILLAS DE JALON?
GONZALEZ CUEVAS EMILIO ¿ZARAGOZA?

Páginas